Basques

Inicio > Proyecto > Redes

Redes

Las redes de cooperación política: Capacidad para cooperar y aprovechar las ventajas que ofrecía la Monarquía y el Imperio.

En un momento en que la construcción europea está marcada por las soberanías compartidas, la cooperación multilateral y los “juegos de suma positiva”, frente a los desafíos de la globalización, y en un momento en que el País Vasco parece salir de un conflicto secular para volver a encontrar el camino de la paz, es importante que los historiadores reflexionemos sobre las ventajas históricas de la apertura y de la cooperación. Desde este punto de vista, nuestra historia es una historia de las relaciones entre los vascos y España antes (y después) del “conflicto vasco”.
El marco político de la primera globalización fue un marco ventajoso para los emprendedores vascos, que se podría resumir del siguiente modo: “libertad e imperio”. Es decir, autonomía política para gozar libremente de sus “fueros” (en el marco de monarquías europeas configuradas como agregados de territorios muy diversos, dotados de una amplia autonomía) e “imperio”, esto es, la posibilidad de participar en las ventajas económicas que ofrecían los vastos imperios atlánticos. Para ello, las buenas conexiones con la corona fueron importantes. Durante bastante tiempo, a finales de la Edad Media, las tierras vascas se vieron arruinadas por un ciclo interminable de guerras internas, las “guerras de bandos” del siglo XV, de las que parecía imposible salir. Sin embargo, la monarquía, su imperio americano y la economía atlántica ofrecieron unas oportunidades que permitieron, a aquellos que supieron aprovecharlas, canalizar las energías de los conflictos fratricidas hacia la generación de riqueza y de oportunidades.
En el contexto de las redes mercantiles y americanas a las que hemos hecho referencia, una serie de actores vascos fueron ampliando y diversificando sus perfiles profesionales hacia carreras de tipo burocrático, militar y eclesiástico, entrando con fuerza, especialmente durante el siglo XVIII, en los espacios de poder político de la monarquía borbónica.
La sucesión de cambios acaecidos en el siglo XVIII en el conjunto de la monarquía hispánica provocaron el desarrollo de un Estado burocrático con voluntad reformista y sustentado en trayectorias profesionales de tipo funcionarial (M. V. López-Cordón, J. P. Dedieu, F. Andújar) que propiciaron que determinadas élites se especializasen de forma estable y continuada en carreras administrativas y en actividades económicas en torno a las necesidades del Estado (J. M. Imízcoz). Según nuestras investigaciones, varios centenares de individuos procedentes de familias vascas y navarras participaron de forma destacada en este proceso histórico, que podríamos llamar, parafraseando la expresión de Julio Caro Baroja, “la hora del XVIII”.
En este proceso se formó, a lo largo de la centuria, una clase dirigente estatal. En el ámbito del Estado administrativo, la creación de una administración y un ejército de tipo funcionarial, basados en la educación, el mérito individual, la carrera reglada, las amistades profesionales, las afinidades políticas y un gobierno de tipo ejecutivo y regalista, contribuyó a configurar entornos de especial modernidad (P. Molas, J.P. Dedieu, J.M. Imízcoz). Tanto más cuando estos administradores del Estado y militares participaron de forma muy especial en las nuevas sociedades ilustradas (G. Franco), unos círculos de sociabilidad para las élites cultas, que se extendieron en la España, Europa y América de las Luces, basados en la adhesión individual, libre, voluntaria y revocable (F.X.Guerra). Según la hipótesis de J. Cruz, estas élites estatales del XVIII conformarían el grueso de las élites de los gobiernos liberales de la primera mitad del siglo XIX, y según Ringrose estos administradores, financieros y comerciantes especialmente relacionadas con el servicio del Estado configurarían esas “redes sociales y políticas que podrían ser consideradas como los inicios de la nación española” (D. Ringrose).
Nuestro proyecto insistirá en el seguimiento pormenorizado de las trayectorias personales de los individuos, observando sus trayectorias, realizaciones y los cambios que experimentaron al filo de sus experiencias personales: movilidad social y geográfica en la Península y en América, conexión o desconexión con la sociedad de origen, cambios educativos y lingüísticos, actitudes culturales, participación en sociedades ilustradas; cambios de valores, pautas de comportamiento y evolución ideológica. Estos agentes históricos de origen vasco formaron parte de las élites estatales que participaron de lleno en la doble modernidad del siglo XVIII: la construcción de la modernidad política del momento y la aparición de las nuevas formas de sociabilidad en que se gestaría, con el tiempo, el primer espacio público de corte democrático.
La presencia destacada de élites vascas en la corte y al servicio del rey conecta con lo que hemos dicho anteriormente sobre los negocios mercantiles y financieros. Esta conexión les permitió participar en operaciones económicas a gran escala, obteniendo notables ventajas, como muestra la fundación de compañías privilegiadas de comercio (Compañía de Guipúzcoa de Caracas, Compañía de La Habana, Compañía de Buenos Aires), el privilegio en Indias para el hierro vasco, el aprovisionamiento en barcos para la marina real y la flota de Indias, o la presencia de importantes financieros vasco-navarros en las finanzas reales.
Es conocida la presencia y labor económica, política y cultural de estos vascos y navarros en todas las ciudades de América, algunas de las cuales fundaron, sin olvidar los lugares de Asia en que también se asentaron. Es menos conocida su presencia, destacada cualitativamente, en numerosas localidades españolas. Muchos de ellos arraigaron en todos estos territorios, formaron sus familias, y sus descendientes conservan todavía la memoria y el afecto hacia su tierra de origen. Seguramente muchos de ellos agradecerán la oportunidad de participar en nuestro proyecto, aportando retratos, fotos de edificios, noticias de sus genealogías, trayectorias y realizaciones.

1. Actores
2. Efectos en el País
3. Proyecto